martes, 31 de octubre de 2017

El Miedo y el Efecto Truman

El Miedo y el Efecto Truman
Hoy en día las emociones se utilizan como parte de la estrategia de marketing, a la hora de comercializar y dar visibilidad a un producto. Por ejemplo, la marca "Danone" no vende yogures, "alimenta sonrisas", los que compran los productos para alimentar sonrisas son los consumidores.

Lo mismo ocurre con otras empresas y marcas comerciales como "Dentix", que venden confianza en la sencillez de su metodología, a la hora de visitar al dentista, para rebajar el Miedo que supone visitar a este tipo de especialistas.

En el caso del Miedo, la emoción se ha convertido tanto en táctica y medio de venta y promoción, como en un producto en sí mismo.

Este artículo refleja una serie de investigaciones y reflexiones propias sobre el impacto social de las emociones y como intentan beneficiarse de este impacto, industrias, televisiones y hasta políticos, para tratar de conseguir lo que desean, jugando con las personas.


El Miedo es una emoción con fecha en el calendario. Este es un tipo de miedo que genera economía y cierta diversión, quizá importada de Irlanda, con Halloween, quizá una tradición exportada de nuestra cultura, pues en Aragón, por ejemplo, se celebra desde hace mucho tiempo "A Nuei d´as Animas".

Este Miedo produce ciertas simpatías y adrenalina, parecidas a las que se producen al subir en la Montaña Rusa.

Sin embargo, hay otra manera de utilizar el miedo, no tan rentable, utilizarlo como táctica de bloqueo y de intimidación de masas. El miedo que utilizan los políticos y políticas, por ejemplo,  para tener su minuto de gloria en los medios de comunicación.

Unos medios de comunicación que desde hace algún tiempo se dedican al "Pannes et Circenses", es decir, al fenómeno de los "Realities Show", pues se han dado cuenta de que al ser humano le encanta curiosear en la vida de los demás.

Así, por ejemplo hay programas como "Superviventes", "Top Chef", "Master Chef", "Operacióm Triunfo" o "Gran Hermano", que en España ya va por su edición 18, dedicados a mostrar como es la vida de un grupo de personas, en un entorno más o menos controlado, mientras en el exterior se genera economía con productos exclusivos o apps, con las que además miden la audiencia que tienen los programas.

En medio de este maremagnum televisivo hay algunas personas personas metidas en política que intentan también copar audiencia y ganar fans, de la única manera que saben, transmitiendo el miedo que ellos mismos tienen, para ganarse el respeto y el reconocimiento de los demás, pues su ego no puede vivir debido a la falta de autoestima, mientras que otras personas a las que si les interesa, de verdad, mejorar la vida de las personas, trabajan por cuidar, curar, enseñar, alimentar etc a sus semejantes.

En la sociedad de la inmediatez y de realities, la ciudadanía trata al político televisivo como a cualquier concursante de Gran Hermano, un mero producto de consumo y entretenimiento, pues en el momento que dejan de ser noticia, la ciudadanía busca otro aliciente con el que entretenerse. Es lo que denomino como "Efecto Truman", en relación con la película "El Show de Truman", en la que cuando el protagonista descubre que su vida es un programa de televisión, decide marcharse y vivir su vida sin cámaras, mientras el resto del mundo, cuando el actor abandona el show, se preguntan: "¿Y ahora qué ponen?"

Este fenómeno se aprecia fácilmente en las redes sociales. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita! Los comentarios en este blog son revisados, antes de su publicación.

LINKWITHIN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...