jueves, 19 de mayo de 2016

¿Qué Precio tienen tus Emociones?

¿Qué Precio tienen tus Emociones?
Si os acordáis, hace unos meses publiqué un artículo, en el que os invitaba a reflexionar sobre los datos que publicamos en la red y el rastro personal que vamos dejando, sin darnos cuenta. Artículo que tuvo bastante aceptación, lo cual os agradezco.

Ahora que parece que ya hemos tomado ciertas precauciones con lo que publicamos y compartimos en redes, haciendo un buen uso del hemisferio izquierdo del cerebro, analizando y racionalizando la comunicación 2.0, una de las redes sociales más conocidas y utilizadas en occidente, y su sistema de "Me gustas", deja al descubierto el hemisferio derecho del cerebro, encargado de la creatividad y del sistema emocional.


Desde el mes de febrero de 2016, como sabéis, Facebook ha incorporado una serie de "botones emocionales", que aparecen justo debajo de cada una de las publicaciones que se hacen en esta conocida red social.

Estos botones permiten al usuario manifestar, públicamente, las emociones que le provocan las publicaciones que aparecen en su muro de Facebook, lo cual es aprovechado magníficamente, por esta red social, para recoger datos emocionales y personales, como explica Olivier Bogaert, miembro de la unidad especial de delitos informáticos, de la policía belga, en su programa de radio.

Para Facebook, las personas son productos. Las reacciones que expresamos, le permiten conocernos mejor, darnos la "piruleta" de "una mejor experiencia de usuario", y aprovechar para vender estas reacciones emocionales a terceros, empresas que utilizan estas reacciones, para publicitar sus productos en los muros personales de cada usuario de esta red social.

6 Emoticonos bastan para que Facebook capte las emociones y gustos de cada usuario, para orientar mejor el algoritmo, que se ejecuta en segundo plano e introducir anuncios de terceros en cada muro, sin previo aviso.

Para proteger nuestras emociones, este agente de la policía belga recomienda, no clickar tan rápido en estos emoticonos.

6 comentarios:

  1. No estoy totalmente de acuerdo. Si facebook y sus anunciantes han de enviarme publicidad, prefiero que lo hagan en temas que me emocionen :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Álvaro! Muchas gracias por compartir tu punto de vista, pues ayudas a enriquecer el artículo.

      ¿Y cómo debería ser para ti la publicidad en Facebook?

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Tiene razón Álvaro, pero también tú, es un poco escalofriante pararse a pensar en el poder que damos a los dueños y señores del consumismo¡

      Eliminar
    3. Muchas gracias por ampliarme la visión y enseñarme otro enfoque. Es verdad lo que dice Álvaro, si con ello ayudamos a los profesionales del marketing, aunque nuestras deben seguir siendo las emociones, los sentimientos y nuestra capacidad de decidir, elegir y comprar.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Me resulta muy interesante Santi, es cierto y como decías en el anterior articulo, debemos ser precavidos con lo que hacemos en las redes, creo que hay que tener cuidado y no dar demasiada información, y si esto es un punto a tener en cuenta,creo que debemos pensar bien antes de hacer.Me resulta muy interesante Santi, es cierto y como decías en el anterior articulo, debemos ser precavidos con lo que hacemos en las redes, creo que hay que tener cuidado y no dar demasiada información, y si esto es un punto a tener en cuenta, creo que debemos pensar bien antes de hacer, pero es cierto que estamos muy expuestos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carolina! Y si compartimos algo, ser conscientes de lo que compartimos. Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Además tenemos dos orejas, dos manos y una boca. ¿Sabes para qué?
      Para hablar la mitad de lo que escuchamos y hacer el doble de cosas de las que decimos.
      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
      Un abrazo, guapa!

      Eliminar

LINKWITHIN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...