viernes, 9 de octubre de 2015

La Camboyana y el Nazareno, una Metáfora sobre Aprendizaje y Resiliencia

La Camboyana y el Nazareno, una Metáfora sobre Aprendizaje y Resiliencia

La vida esta llena de experiencias, oportunidades, decisiones, retos, desafíos, errores, aciertos, compromiso, emociones, aprendizaje, aciertos, logros y sobre todo de enriquecedores y deliciosos fracasos.

Esto es el poso que le quedo al autor de este blog, tras asistir recientemente a una fantástica conferencia de la Psiquiatra Marian Rojas, sobre cómo entrenar a los niños en la adversidad, en la que valores como la Resiliencia o el Optimismo, tienen un papel muy importante en el correcto desarrollo evolutivo de las personas.

En un determinado momento de la conferencia, la Doctora Rojas relató una historia basada en su experiencia en Camboya, que comparto de manera resumida con vosotros, pues me pareció impactante y llena de valores y emociones:


"Cuenta la historia que un día, una experta en bienestar emocional viajó a Camboya, para aprender de manera experencial y ofrecer ayuda y consejo en el ámbito de la salud mental. Al llegar a este lejano país, fue guiada a una escuela ubicada en una pequeña aldea, en la que había unas cuantas niñas.

Durante el trayecto, la guía fue poniendo a la experta en salud emocional, en situación, para hacer mas ameno el recorrido.

Cuando al fin llegaron a destino, la experta en salud emocional realizó varias dinámicas interactivas, que había preparado, para jugar con las niñas de esa escuela y tener una primera valoración de su nivel educativo y su equilibrio emocional.

Al rato de estar desarrollando las actividades lúdicas, se le acercó una niña a la experta en bienestar emocional y le explicó un poquito la realidad de la infancia que le había tocado vivir.

Resulta que la abuela de esta niña,a causa de la pobreza que sufrían en su familia,  la había llevado a un lugar en el que niñas camboyanas son explotadas por compañías americanas, para la elaboración de productos manufacturados a bajo coste, para satisfacer las necesidades consumistas de occidente.

Un día, el señor americano encargado de la fábrica en la que esta niña vivía y trabajaba, la violó, situación que se repitió en varias ocasiones.

La niña pensó en cómo podía salir de esta situación, a quien recurrir, pues su abuela la había dejado allí. De pronto recordó que cuando era más pequeña, había conocido a un señor que les daba ropa, de manera generosa, con la que abrigarse.

La niña decidió ir a buscarlo y lo encontró en un lugar en el que había una figura de un hombre con los brazos en cruz. La niña, tras observar a su amigo le preguntó que quién era esa figura, a quién representaba.

El hombre le explico que era alguien, al que un día los suyos habían entregado, torturado y crucificado hasta la muerte, en la lejana Nazaret, y que el hombre que representaba esa figura había logrado salvarse posteriormente.

La niña, sorprendida dijo al hombre. -Igual que a mí. Mi abuela me ha puesto en manos de un violador. 

Tras una pausa, la niña le pidió a su amigo:

- Por favor, sálvame del americano. ¿Cómo puedo superar esta situación?

El hombre le propuso a la niña acudir todos los días a ese lugar, para pedirle a la figura con los brazos en cruz que le ayudase a salir adelante.

Así lo hizo la niña cada día, de manera que poquito a poco iba liberando el rencor de su corazón y teniendo cada vez más pensamientos positivos y alegres. Sin darse cuenta, la niña había comenzado a rezar.

Un día, la niña le comentó a su amigo que ya se había liberado de la presión del violador y que ahora le pedía a la figura por el señor americano, pues ella veía y notaba que ese señor adinerado no era feliz."

La resilencia es una habilidad personal, que al igual que el optimismo, podemos entrenar.

2 comentarios :

  1. Hecho en falta una reflexión descriptiva del relato de algo más de dos líneas. No sé si es buen ejemplo de resiliencia el permanecer pasivo ante una violación crónica hasta que desaparezca por sí sola, más cuando esto es más bien inusual en los casos de pederastia.
    Personalmente el relato me parece horrible, es una apreciación mía, y que no quita el hecho de que del mismo se pueda sacar alguna moraleja profunda y de fines didácticos. Por empezar, la niña que llega y le dice a un amigo adulto que está siendo violada, aun suponiendo que debió costarle mucho más de lo que indica el relato, muestra de entrada una madurez precoz en la niña, que está de antemano antes de que se ponga a rezar siguiendo las indicaciones de su amigo. Por lo que no es el cuento de una niña sin fortaleza que gracias al rezo supera su adversidad.
    También por su puesto actúan en mi apreciación mis prejuicios occidentales y personales, sobre la cultura camboyana o la religión cristiana como método de superación. Desde luego que la fe es fuente de resiliencia e inspiración para la superación personal de muchas personas en el mundo, pero no sé si el rezo es un ejemplo adecuado para fomentar la resiliencia. Me parece un cuento muy apto para fomentar la religiones cristianas, pero más allá de mi apreciación personal sobre el cuento, lo que me parece grotesco es que se utilice en una conferencia de psicología sobre resiliencia. Me parece que es una historia que cuenta una experiencia, tal vez un reto pero... ¿oportunidad, desafío, error, acierto, compromiso, aprendizaje, logros y enriequecedores y deliciosos fracasos? No me parecen conceptos que encuentre en el cuento. También es posible que las reflexiones posteriores de la ponente fueran en otra dirección, por eso sería importante saber si las hubo y conocer cuáles fueron.
    No soy experto en psicología ni en psiquiatría, pero me parece que me falta algo para entender por qué la conferencia fue fantástica.
    No digo que no lo fuera, tan solo que no lo comprendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, El Platón de Palomitas!

      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, pues me sirve para aportar al artículo la reflexión más válida para ti, de algo más de dos líneas. que tú mismo me solicitas.

      Agradezco, también tu generosidad, al compartir esta reflexión públicamente.

      Un saludo.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...